Follow by Email

sábado, 24 de septiembre de 2011

FACEBOOK y TÚ

Tu vida entera en un perfil

Lo bueno y lo malo del renovado Facebook

Por Sharon Minelli Pérez / sperez@elnuevodia.com


“¿Para qué quiero que Facebook cuente mi historia cronológicamente?”, fue la primera pregunta que se hizo Ángel Vladimir Maldonado, CEO de ProKnowledge, al ganar acceso al rediseño del perfil personal en la red social, llamado ‘Timeline’.

A la vez, como empresario, el potencial comercial le saltó a la vista.

“Está dirigido a hacer más dinero, definitivamente. Mientras más se segmenta y categoriza la población en Facebook, más se cotiza su plataforma de mercadeo”, sostiene.

Mark Zuckerberg, creador y CEO de la red social, confirmó esta noción de forma indirecta al presentar el jueves el drástico rediseño de los perfiles y las aplicaciones sociales.

El ejecutivo indicó que Timeline es “la historia de tu vida y una nueva manera de mostrar quién eres”.

La implicación concreta de esta frase es que Facebook quiere más de sus 800 millones de usuarios. No sólo provee un nuevo perfil que documenta desde el nacimiento de cada cual. Durante los próximos meses integrará a su plataforma servicios de música como Spotify, de entretenimiento como Hulu y Netflix y de noticias como Yahoo News y Washington Post.

Además, Zuckerberg anticipó que la nueva generación de aplicaciones sociales proveerá para que los usuarios compartan acciones específicas. Sin indicar si algo les 'gusta' o no, podrán publicar por cuál parque están trotando, cuál programa están viendo en ese instante y qué música está oyendo.

El omnipresente botón de Like se quedó corto.

El resumen de tu vida

No es un secreto que la red social almacena toda las actualizaciones que genera cada usuario. Pero con el perfil actual, solo se ven las publicaciones más recientes.

En Timeline, “ver de un cantazo todo lo que has hecho por cuatro años hasta hoy, con quién lo hiciste, a dónde fuiste, qué opinaste… es demasiado para los ojos”, opinó por su parte el desarrollador Diego Oliveras luego de activar su nuevo perfil, que estará disponible para los usuarios regulares desde el 30 de septiembre..

Con un historial de reclamos sobre cómo maneja la información privada de sus miembros, esta vez Zuckerberg fue diligente en hablar sobre la privacidad desde el arranque.

“No solo controlas qué se ve, sino quién lo ve”, aseguró. Además, usó su propio cronograma como ejemplo, incluso con fotos familiares, de su niñez, su mascota Beast y su novia Priscilla Chan.

Sin embargo, ahora que el menú de interacción es más amplio y cambiante, ¿es realista pensar que conservamos nuestra privacidad en internet?

“Carpeteo voluntario”

“Es un carpeteo voluntario”, sentenció uno de los 1,256 usuarios que respondieron al sondeo de El Nuevo Día sobre el rediseño en la red social.

“Ahora tengo que entrar más a Facebook, porque me puedo llevar la sorpresa de que hayan etiquetado una foto mía que yo no quiero que vean en mi trabajo” , compartió otra internauta.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Protocolo envio de correos electrónicos

E-mails que nunca deberías enviar en el trabajo


YAHOO! FINANZAS ESPAñA

Por Néstor Parrondo

El correo electrónico se ha convertido en una herramienta de trabajo absolutamente necesaria e imprescindible. A lo largo de un día, cualquier empleado ha de responder cientos de ellos como si fuera un autómata. Y por esa exagerada carga de trabajo, es habitual cometer alguno de los errores que a continuación vamos a repasar.

1 Mayúsculas
Escribir en un mail con mayúsculas equivale a gritar en una conversación cara a cara. Suele ser tomado como un gesto de mala educación y rudeza en el trato. Por ejemplo, no es lo mismo recibir un correo con el asunto "necesito hablar contigo, llámame" que "¡NECESITO HABLAR CONTIGO, LLÁMAME!". Con este último, parece que nos están despidiendo o que nos van a denunciar por algo que hemos hecho.

2 Volverse loco con las fuentes
Mezclar Times New Roman con Helvética y con un poco de Arial en un mail es como hacer una pizza con espaguetis, morcilla, arándanos y un poco de helado por encima. Un batiburrillo ilegible y mareante. Mejor escribir todo el mail con el mismo tipo de letra, y ya está. Por cierto, la letra Comic Sans ha de evitarse a toda costa. Es la fuente más odiada.

3 Equivocarse con el destinatario
Vale la pena detenerse un segundo a comprobar si hemos escrito bien el nombre de la persona a la que nos estamos dirigiendo y su dirección de correo. No es plato de buen gusto escribir un correo repleto de insultos hacia nuestro jefe y enviarlo a... ¡Nuestro jefe! Así nos evitamos problemas como el que sufrió Marcelo, futbolista del Real Madrid, con el seleccionador de Brasil.

4 Emoticonos
Aunque estas "caritas" son muy simpáticas y sirven para darle un aire desenfadado a nuestros correos, hay que evitarlos totalmente en los mails de trabajo. Dan sensación de poca madurez y pobreza a la hora de comunicarnos, ya que los que se expresa con un emoticono se puede decir con palabras.

5 Saludos y despedidas
Por ejemplo, empezar el mail sin saludar, o poner algo así "¿Qué pasa?". Lo mismo a la hora de despedirnos. No podremos utilizar la expresión "besitosssss!!!!!" a menos que tengamos mucha confianza. Mejor despedirse con un sobrio "Un saludo.".

6 Marear la perdiz
Un mail de trabajo ha de ser, sobre todo, efectivo. Así que es mejor ser claro y conciso en nuestras peticiones que irnos por las ramas. "Necesito esto" "¿Podrías darme aquello?" "Tienes que buscar ese dato en el archivo adjunto" mejor que "Menudo atasco he pillado esta mañana. Estaba atrapado en la calle José Abascal cuando me he puesto a pensar, ¿dónde están los datos del informa del señor Pérez? Y he pensado que seguro que tú los tenías... Besitosss!!!"

7 Mandar correos sin asunto
El campo "asunto" de los correos electrónicos nos ayuda a distinguir en nuestra bandeja de entrada si el mail es importante o no. También nos permite titular el mensaje que vamos a mandar, para poder expresar rápidamente lo que queremos ("necesito el informe 3234"), para exigir una respuesta rápida (por ejemplo si ponemos en el asunto "Urgente") o transmitir la importancia del mensaje ("importante").

8 Ser demasiado exigentes
Si enviamos un mail y no obtenemos respuesta, lo mejor es dejar al menos 24 horas (siempre que sea posible, claro) para que el destinatario nos conteste. Si nos dedicamos a reenviar el mismo mail treinta veces, porque creemos que el destinatario nos está ignorando, lo único que conseguiremos es que nos vean como auténticos desquiciados. Así que paciencia. Y si el tema es muy importante y urgente, habrá que ponerlo en el campo "asunto".

9 Firmas estrambóticas
Cada vez se ven menos, pero hace unos años era habitual que los mails tuvieran como rúbrica a personajes de Disney, nombre escritos en purpurina (y en Comic sans, ¡horror absoluto!), o un archivo .gif de un gatito. Esas monadas, mejor para el mail personal y no para uno de trabajo.

10 Ortografía y gramática
La última noma es la más importante. Un texto bien redactado y sin fallos, denota inteligencia. Una falta de ortografía puede ser una losa difícil de levantar, y una gramática esquizofrénica puede hacer que no nos tomen en serio. Existen determinados programas, como Speckie, que se instalan en nuestros navegadores y que permiten corregir las faltas de ortografía, como si estuviéramos escribiendo en un procesador de textos. Nos pueden salvar de más de una situación comprometida.