Follow by Email

domingo, 19 de junio de 2011

Obsesión y el Síndrome de la Ansiedad Informativa

Obsesivo y triste estar conectado todo el tiempo

Una joven universitaria mantiene una relación de amor-odio con Facebook. Conoce sobre el Síndrome de la Ansiedad Informativa.

Doralis González admite que pasa prácticamente todo el día 'conectada'. (El Nuevo Día / Carlos Giusti)

Por Brunymarie Velázquez Meléndez /brunymarie.velazquez@elnuevodia.com

LOS DÍAS de Doralis González, comienzan y terminan de la misma manera: conectada a internet.

En un día normal, su contacto con el prójimo se da través de las redes sociales, que logran que se comunique instantáneamente con solo pulsar botones desde su computadora y celular sin tener contacto físico.

“Me entero de todo por Facebook. Pero es obsesivo y triste. Siento ansiedad por responder a todo”, explicó la joven, quien pierde horas de sueño y admitió que se ha visto afectada en su desempeño académico por estar conectada a internet.

Estudios han confirmado que las redes sociales, como Facebook y Twitter, se han convertido en la principal plataforma de información entre los internautas puertorriqueños y que la mayoría del tiempo que pasan conectados a internet, se encuentran en las redes sociales.

Esto podría colocar las redes como el primera canal de infoxicación para sus usuarios. En especial cuando se utilizan medios de información que son más rápidos como alertas noticiosas en los celulares y mensajes instantáneos carentes de contexto que buscan llamar la atención del receptor como en la red social Twitter, que genera 140 millones de “tweets” diariamente.

El último estudio del consumo de Internet en Puerto Rico, realizado por Estudios Técnicos y la entidad ‘Brand Science’, reveló que en la Isla 1.5 millones de personas tienen acceso a Internet, dentro de esta cifra, 1.3 millones mantienen perfiles activos en las redes sociales y pasan la mayoría del tiempo en la semana dentro de éstas.

Una realidad paralela

“Las personas viven sus días conectados en una realidad paralela. Tienes una persona que está 24 horas conectadas recibiendo información”, sostuvo Glenn S. López Haage, especialista en web del Sistema Ana G. Méndez.

José Antonio Redondo, autor del libro Socialnets, expuso que “las horas dedicadas diariamente al uso de aparatos electrónicos se ha duplicado desde 1987, mientras que la interacción cara a cara caía de unas seis horas a un poco más de dos”.

“Es bueno saber que tengo muchas respuestas, mucho de donde sacar información. Entre más fuentes, tengo más opciones para determinar si la información es de calidad”, explicó González, estudiante de último año de la Universidad del Sagrado Corazón.

La joven universitaria contó que pasa tantas horas diarias conectada a las redes, que no se atreve hablar con una persona y se siente perdida cuando socializa con otros en la realidad.

“He tratado de desconectarme de Facebook e inclusive, cuando tengo cosas que hacer reacciono y lo desactivo, pero como mucho duro tres horas y ya, lo reactivo”, dijo la joven graduanda.

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Harrisburg en el estado Pennsylvania, reveló que el uso excesivo de las redes sociales causa estrés, deterioro de las relaciones interpersonales y genera trastornos del sueño.

El decano de la facultad, sostuvo a través de una publicación académica, que la mayoría de los estudiantes se comportaban como los fumadores que se escapan de clase para fumar. “Querían escabullirse para mirar cosas en sus smartphones”, destacó.

“No entiendo por qué es tan adictivo. Me molesta estar conectado todo el día. Salgo con amigos, voy a la universidad, trabajo pero siempre entro a Facebook”, contestó César Anthony Manzo Casiano en un pregunta en la página de Facebook de este diario.

“Pero uno se mantiene en contacto, ya se ha convertido en una manera de comunicación. Casi como si fuera otro número de teléfono”, contestó Nelson Ramos en el medio social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada